El ultimo partido de Del Piero

El ultimo partido de Del Piero

La última jornada del campeonato italiano de liga se vivió en Turín como una fiesta. La fiesta de la celebración del vigésimo octavo Scudetto de la Juve, y la emotiva despedida de un jugador mítico, que pasará a la historia no solo de este equipo, sino del futbol. Es el gran capitán  Del Piero, que se despedirá tras la final de Coppa. Para la historia también quedará que este equipo es el tercer en la historia en Italia en culminar una liga sin perder un solo partido. Antes lo hicieron Perugia (78/79) y Milán (91/92). Es la primera, eso sí, de hacerlo en una liga de 20 equipos.

Ejemplo de delantero con clase. Ejemplo de juego bonito. Ejemplo de profesionalidad y de amor real a unos colores. Ejemplo de talento y amor el fútbol. Este es Alessandro Del Piero, jugador extraordinario que dejaba esta semana, a los 37 años, el equipo de su vida. Una camiseta, la de la Juventus de Turín, que ha vestido incondicionalmente a lo largo de 19 temporadas en las que ha ganado, entre otros, seis Scudettos, una Champions, una Intercontinental, una Coppa de Italia, cuatro Supercopas de Italia o una Supercopa de Europa. Gran palmarés colectivo e individual, pues ha recogido varias distinciones, aunque no llegó a recibir el balón de Oro. No lo necesita. Todo esto, en más de 700 partidos disputados con la malla bianconeri.

Toda una vida dedicada a un equipo que le ha visto crecer, triunfar y, ahora, despedirse. Antológico jugador que solo se ha perdido tres partidos por sanción en su carrera, lo que muestra bastante de cómo es el personaje. Ha sido una referencia para compañeros y aficionados, que ya lo reconocen como parte de la bandera del club. Del Piero ha marcado en todas partes: Italia, Europa y gran parte del mundo, firmando 289 goles con la elástica de los turineses. Pero más allá de su legado futbolístico, a Del Piero también se le recordará por cómo es, por qué valores ha transmitido y por su profesionalismo. Una muestra de ello fue permanecer en el equipo tras el descenso administrativo. Él y Buffon son los únicos supervivientes que aún militan en las filas juventinas.

Entre tanta celebración, un partido intrascendente

Además de la despedida del gran capitán, la Juventus afrontaba un partido de puro trámite, pues los locales ya coronados como campeones de su vigésimo octavo Scudetto, recibían en casa un Atalanta sin nada en juego. Los de azul y negro habían hecho los deberes con antelación y se habían asegurado la permanencia varias semanas antes. Pero debían ganar, o por lo menos empatar, para lograr el honor de entrar en la historia como club que no ha perdido ningún partido en la Serie A en una temporada. Y así fue.

Con un once plagado de suplentes, la Juventus fue de nuevo dueña y señora del partido. Los visitantes le hicieron el pertinente pasillo de campeón al conjunto de Conte al inicio del encuentro. Un partido que comenzó con una llegada de Dernis de cabeza que se le fue por poco. A eso la Juventus respondió con un zurdazo de Borriello, también desviado.

El mismo delantero fue quien le dio de tacón a Marrone, que sacó un misil que sacó las telarañas de la portería defendida por Frezzolini. En apenas diez minutos los locales ya mandaban en el marcador y lo celebraban con su afición, totalmente entregada para la causa.  Con el paso del tiempo, las ocasiones de la Juve se sucedían, y el segundo gol no tardó en llegar. Antes de la media hora, Del Piero combina con Giaccherini para terminar sacándose un disparo colocado que termina en la base del poste, imposible para el portero. La explosión de alegría del estadio fue una locura colectiva. Sus compañeros se reunieron en torno a él un buen rato, felicitándole por el bello tanto.

Las llegadas de ambos conjuntos iban llegando, pero los porteros las solventaron sin problemas. En el minuto 57, ovación general para despedir al gran Alessandro, que decía adiós a la Serie A vistiendo esa camiseta.  Aplausos mezclados con lágrimas, era el ambiente que se vislumbraba en el maravilloso Juventus Stadium. El juego siguió, pero las miradas ya no estaban puestas en el balón, sino en el capitán.

Un poste de Manfredini fue la ocasión más peligrosa del Atalanta antes del gol, algo afortunado, de Lichtsteiner en propia puerta. Pero pocos minutos después, un penalti sobre Borriello es transformado por Barzagli, recién entrado en el terreno de juego, y que fue el encargado de poner el 3-1 final y sentenciar así un encuentro que cerraba una temporada para el recuerdo.

En la retina, muchos recuerdos. En mente, un partido. Qué mejor regalo se le puede dar al gran capitán para agradecerle su trayectoria en el equipo, que un nuevo título copero en la final del 20 de mayo ante el Nápoles. Sería el colofón final perfecto a su carrera como jugador de la Vecchia Signora.

 

FICHA TÉCNICA:

JUVENTUS: Storari; Chiellini (Barzagli, 86’), Bonucci,  Lichtsteiner, Estigarribia, Padoin, Pirlo, Marrone, Del Piero (Pepe, 57’), Borriello, Giaccherini.

ATALANTA: Frezzolini, Lucchini, Manfredini, Bellini, Peluso, Schelotto (Nadir, 51’), Bonaventura, Carmona, Cazzola (Cigarini, 82’), Moralez (Gabbiadni, 51’).

GOLES: 1-0: Marrone Luca (10’); 2-0: Del Piero (28’); 2-1: Lichtsteiner (pp 83’); 3-1: Barzagli (91’).

ÁRBITRO: Gabriele Gava no amonestó a ningún jugador.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 38ª jornada de la Serie A italiana, disputado en el Juventus Stadium.